viernes, 23 de octubre de 2009

Una nueva responsabilidad!



Esta excéntrica princesa de los sueños que hoy les escribe ayer se ensució las manos. Y fue genial.
Nunca he sido delicada para nada, y siempre he creído que la mujer es débil y desvalida cuando quiere y le conviene, pero en realidad todas somos capaces de hacer tantas de esas cosas que se consideran sólo para hombres. Por ejemplo: a principios de este año aprendí a cambiar una llanta. Alguien me dijo: "¿Para qué? No creo que te cases con alguien que te deje cambiar una llanta"

Respuesta:

En primer lugar: Nunca se sabe... Aunque yo creía que sí, he descubierto que no todos los hombres saben de mecánica

Segundo: ¿Y mientras me caso qué? ¿Le pido al automóvil que no se ponche por favor?

Y tercer lugar: ¿Y si no me caso?

Cambiar una llanta fue un gran logro. Y aunque quizá no tenga la fuerza suficiente para apretar las tuercas al menos no me quedare varada en medio de la nada y saldré adelante hasta encontrar, ahora sí, a un principe gallardo y fuerte que me ayude.

Como dicen por ahí "la cosa es buscarle"

Pero ese no era el logro que quería platicarles.

Ayer por primera vez podé el jardín de palacio que, desde que hermanito partió, se había vuelto toda una selva.

Con Blink, Depeche, y alguna otra popera contemporánea resonando en las bocinas del estéreo y el rugir de la podadora en mis manos, la tarea desconocida se volvió divertida.

Aunque como no, a los 10 minutos de empezar, la podadora dejó de cortar y parecía que sólo aventaba aire. Me asuste ¡la primera vez que la agarraba y ya la había descompuesto! típico. Corrí al teléfono y marqué la larga distancia para que mi hermano me salvara la vida. No había nada mal y entre risas burlonas me sacó de mi apuro.

-Madre -le dije a su alteza con una gran sonrisa -de ahora en adelante yo me encargo del jardín

Una nueva responsabilidad que tomo con gusto.

Una buena princesa debe saber hacer de todo. ¡Hay que dar el ejemplo!
   

5 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Esta anciana cortesana ( en el sentido más casto de la palabra) también sabe cambiar una rueda y quita los tornillos SUBIÉNDOSE en la llave de tuercas, para tener la fuerza necesaria.
Lo del jardín, princesa, te va a encantar, porque una rueda no te da las gracias, pero el jardín sí, ya lo verás.

fd dijo...

yo diría que debe MANDAR a hacer de todo, pero ultimamente está todo muy cambiado

Diario de nuestros pensamientos dijo...

jajaj.. eso ami aun me qeda pendiente. Nada de mecanica

Besos

Diario de nuestros pensamientos dijo...

jajaj.. eso ami aun me qeda pendiente. Nada de mecanica

Besos

fde dijo...

a mí ya me parecía

te felicito

lo hiciste de vuelta

yo igual no tengo muchas luces