domingo, 6 de junio de 2010

Entre niños te veas...

Las princesas debemos cuidar el bienestar de los más pequeños... pero la tarea se vuelve difícil cuando la ayuda consiste en un salón con 30 de ellos que creen que mi visita significa recreo. Dos grupos, el primero de ellos muy lindo y participativo, el segundo... bueno, Harta y desconsolada salía... yo iba a salvar al mundo y ellos solo querían jugar (pero no conmigo) hablar (no conmigo) e insultar (no a mi.. o al menos no directamente) y entonces lo sufría... hasta que un día comentan dos niños a la hora de la salida



-Su Alteza Maestra, ayer mandaron a Julio a llevar un dinero con su tia

-En la noche -secunda Julio

-Y dicen que por la calle que vive su tía espantan

-Fui por Daniel para que me acompañara, pero a él también le daba miedo

-¡¡Ps esta feo maestra!! -se defendió el aludido
-¡¡Pero fuimos!! -me dice Julio orgulloso

-Le dije a Julio -Dice Daniel con el pecho inflado -"hay que acordarnos lo que dijo la Princesa Maestra la clase pasada: Valiente no es el que no tiene miedo sino el que a pesar de sentirlo actúa"



Y entonces no sé como hice pero no lloré aunque quise hacerlo.

No tengo hijos, no aún, pero así debe sentirse el orgullo de madre. No estaba orgullosa de mí, estaba orgullosa de ellos y no importa si 28 no escuchan, por esos dos ese grupo vale la pena.

3 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Y te pasmarías de saber las cosas que han aprendido los otros 28 que consideras perdidos.

Victoria dijo...

Que bonito!...No hay que desanimarase nunca. Tú continúa sembrando.
un besote

prosarte dijo...

wow, pasa aunque no se, por uno tb valdria la pena.